martes, 22 de enero de 2008

Sueños - Andre Rieu - Moonriver

Hace unas semanas decidí escribir mis sueños, plasmarlos en una hoja de papel nada más despertar. Mi intuición me decía que era importante tenerlos a mano, darles significado, reflexionar sobre ellos. Me gusta pensar que son mensajes que vienen desde los más lejanos y a la vez más próximos lugares; mi interior y el mismísimo universo, mi alma y la risueña estrella que me saluda desde el cielo, mi corazón y mi recordada abuelita.

Acabo de tener uno y como no puedo retomarlo, al menos, intento que no se desvanezca escribiendo estas lineas.

Es de noche, fuera todo está en calma, el aire es puro y aunque hace mucho frio, mis hermanas y yo salimos de casa. El camino que desciende desde la puerta de casa hasta la calle está helado. Damos unos pasos y los tres nos resbalamos a la vez, nos sujetamos unos a otros pero es inutil, patafaf y al suelo! Nos intentamos levantar pero sin éxito, de nuevo al suelo! Como sabemos que no ocurrirá nada grave, nos relajamos y empezamos a disfrutar de lo alocado de la situación. Esta vez es mi hermana pequeña la que se desparrama por el suelo en medio de carcajadas, no podemos parar de reir y al hacerlo, nuestras fuerzas se merman por lo que caemos una y otra vez. No importa, sabemos que estamos viviendo un momento mágico, irrepetible, unos instantes que guardaremos en nuestras mentes y corazones para siempre. Observo el largo camino helado, estimulante y temible, tiene mucha pendiente, puedo entrever el riesgo de la caida pero a la vez lo apasionante del recorrido. Sin pensar me lanzo en busca de emociones, me dejo llevar por la vida y confio en el azar. Aunque varias veces estuve a punto de caer pude llegar al final, el pavimento helado dejó paso a la tierra que frenó mi cuerpo descontrolado por la inercia. El descenso fue maravilloso, fascinante, mágico. En ese momento me vuelvo y veo a mi madre observandonos desde arriba, percibo su mirada y sus ojos me vuelven a hablar sin palabras, me dicen lo alegre que está por vernos sonreir, por sentir que somos felices, por palpar nuestro amor. Un momento! Esta sensación no es nueva, ya la viví hace mucho, mucho tiempo... Si, ya recuerdo, era un niño, un niño pequeño, lo suficiente para vivir con la inocencia del que ama sin pensar, feliz, integro, puro.... Entonces lo entiendo todo, ella también es ese niño, los dos estamos llenos de él, me conmuevo y lloro... Gracias mama por hacerme entender, gracias pequeño niño por hacerme recordar, gracias misteriosos sueños por hacerme ver, gracias amor por hacerme sentir.


Supongo que todos tenemos un camino que seguir, quizás nos dé miedo hacerlo y lo observemos siempre con deseo y esperanza pero sin emprender su recorrido, nuestro corazón nos hablará, nos dirá que nos lancemos a vivir, podremos callarlo, pero si lo hacemos nos sentiremos mal y sin saber muy bien como y porqué, veremos que nuestra vida nos disgusta, es más, nosotros mismos nos disgustamos. Si no cambiamos, al no poder soportarnos nos autodestruimos de la manera que nos sea mas cómoda; alcohol, tabaco, vicio, enfermedad.... La solución es muy sencilla; perdonate y quierete. No importa el pasado ni el futuro, solo el ahora, y este momento es mágico para empezar; perdonate y quierete, regalate una sonrisa. Y recuerda que nunca estás sólo, siempre hay alguien, sólo tienes que saber mirar! Como yo miré a mi madre en mi sueño... ;-)


Os dejo con la canción que he estado escuchando mientras escribia estas lineas, se trata del conocido tema "Moonriver" interpretado por la genial orquesta de Andre Rieu. Lo he escogido porque ahora mismo tengo una luna llena impresionante y maravillosa en frente de mí....




Bueno... voy a intentar dormir algo antes de levantarme para ir a currar.
Espero soñar de nuevo......

2 comentarios:

*MeL* dijo...

Es hermoso soñar.. será por eso que me gusta tanto dormir?

Ojo, mi mamá siempre me dijo que cdo soñas con agua sucia, o que te hundís, bajas escaleras o te caés no es algo tan bueno, sobretodo si ves que no podés levantarte,... eso significa algo...
Pero también ver a tu mamá reír y verte felíz es algo muy bueno... y si te dió la sensación de que esas caidas eran por disfrute con tus hermanas, eso es positivo...

Voy a leerte seguido, espero que pases por mi cuarto cuando gustes... dejo la ventana entreabierta.

Un abrzo desde Córdoba, Argentina.


Mel.-

Trekk dijo...

Hola Mel,

en mi sueño siempre pude levantarme. El caerse no es malo, te hace aprender, crecer...
Si no te caes es que no vives.

Gracias por aportar tu granito de arena en mi blog, espero poder pasarme algún dia por tu cuarto.

Un abrazo,
Trekk.