domingo, 9 de diciembre de 2012

Gracias

No, gracias a ti.
Me devolviste la ilusión, la certeza del ser.
Olvidé lo que era amar y al verte lo recordé.
Me has hecho volver a sentir lo más sencillo que es querer.
Prescindí de lo hermoso de lo sutil, de aquella simple mirada tímida, de aquel pequeño roce, de anhelar tan solo una sonrisa cómplice.
Me has hecho volver al lugar que nunca debí abandonar.
Ojala pudiera empezar a caminarlo contigo. Pero aunque no sea así y cada uno continúe construyendo su mundo en solitario; GRACIAS.


Michel Legrand - La Chason DÁndy,