domingo, 29 de mayo de 2011

Los hospitales son una enfermedad en si mismos

A parte de las propias dolencias de cada unos de los pacientes, a parte de esa enfermedad física, el hospital, es en si mismo una enfermedad más. Esa luz azul tan fría y helada, ese olor a medicinas que acaba invadiéndolo todo y asfixia cualquier agradable aroma del exterior, esa comida asquerosa e intragable que te hace sentir mas enfermo de lo que ya estas, los compañeros de habitación que se mueren y deliran, los gritos de madrugada, las enfermeras que irrumpen a media noche, cuando los pacientes agotados intentan conciliar el sueño reparador tan necesario como vivificante, esas enfermeras que demuestran su falta de vocación y de tacto de una manera amenazante, entrando a gritos y aniquilando cualquier intento de privacidad y de paz a los que sufren.
No quiero cargar contra el personal sanitario, en mi experiencia he encontrado personas maravillosas que aman su trabajo y lo demuestran día a día en el trato que dedican a sus pacientes, les ofrecen su cariño y les atienden con ternura, tratando de ponerse en su piel y animándoles con pequeñas pero poderosas sonrisas.
Hablo del hospital como un ente, lamentablemente lo que he descrito es lo que impera.
También he de decir, que debemos perder el respeto a los médicos, no son dioses, son personas que trabajan para nosotros y nos deben la información que necesitamos para dejar de elucubrar. Ponemos nuestras vidas en sus manos y debemos exigirles profesionalidad y dedicación. Preguntar y preguntar, sin tener miedo de increpar a ese medico que parece que nos está regalando su tiempo atendiéndonos. Si es un buen médico, seguro que comprenderá la angustia lógica ante una enfermedad y no tendrá ningún reparo en tratar de hacernos comprender que nos ocurre.
Los hospitales se pueden mejorar mucho, muchísimo... aquí queda mi reflexión.
Si algún paciente o algún familiar lee esto, mi cariño y energía. PACIENCIA y calma. Nervios templados y tener siempre en mente que es algo pasajero. Que es una etapa que se puede hacer mas o menos larga, pero que acabará. Ánimo.

No hay comentarios: