domingo, 23 de octubre de 2016

Balada para mi muertel

Las voces resuenan desde la oscuridad mas profunda y lejana.
Ecos de locura que invitan a la perversión, a la enfermedad y a la muerte.
Me ahogo en el alcohol abandonando mi ser a una búsqueda abocada al vacío.
Imágenes oníricas, luces difusas, entes abstractos, ruidos estridentes.
Vida perversa, guadaña temida y deseada.
Deseo de muerte y deseo de vida. Deseo de paz y demasiada tristeza por los demás. Demasiado amor ahogado.

Y en esa confusión, mi amigo me habla, me invita a un reencuentro.
Me siento triste y alegre a la vez.
Lo vuelvo a entender todo.

Y entonces me grito:
- ¡Siempre! ¡Siempre estaré aquí! Aunque la confusión me llene de dolor. Aunque el sufrimiento sea mi vida, continuaré buscándote, continuaré buscándome. Me moriré en el intento. Pero para eso estoy aquí. Necesito entender primero y explicar después.

Y nada más... y nada menos.
Os dejo con la canción que he estado escuchando mientras escribía estas lineas.
Se llama "Balada para mi muerte", del gran Piazzolla.
Esta versión que os dejo es maravillosa, la canta la gran Mina en español y el maestro Piazzolla  a su lado, un poco después murió.

Un beso.



No hay comentarios: